Noticia

Desarrollamos el primer inventario de medidas de resiliencia al cambio climático, y otras amenazas naturales para el patrimonio de las ciudades

15 de noviembre de 2021
Hamburgo, ciudad piloto del Inventario de Medidas de Resiliencia ARCH

Ayudará a los gobiernos locales a comprender, planificar y desarrollar estrategias de resiliencia adaptadas a sus necesidades específicas

La iniciativa ARCH “Advancing Resilience of historic areas against Climate-related and other Hazards” ha desarrollado un marco de gestión del riesgo de catástrofes y adaptación al cambio climático sensible a la situación de los conjuntos históricos.

A través de un proceso de cocreación ARCH ha preparado un conjunto de nuevas herramientas y metodologías para ayudar a los gobiernos locales a comprender, planificar y desarrollar estrategias de resiliencia adaptadas a sus necesidades específicas, con especial interés en las de las zonas históricas.

El cambio climático es uno de los mayores retos a los que se enfrenta nuestro planeta: sequías, olas de calor, inundaciones y tormentas constituyen algunos de los impactos que produce a nivel global. Las ciudades se enfrentan a otras amenazas naturales -seísmos, por ejemplo- haciendo que las repercusiones sean de naturaleza muy variada. Estas han de enfrentarse en las próximas décadas a frecuentes riesgos.

Inventario de Medidas de Resiliencia ARCH

Una de estas herramientas es el Inventario de Medidas de Resiliencia, ARCH RMI (por sus siglas en inglés Resilience Measure Inventory), una base de datos de medidas para mejorar la resiliencia al cambio climático del patrimonio cultural de las ciudades, desarrollado por TECNALIA, y que ha sido presentado recientemente en el European Urban Resilience Forum por Saioa Zorita, investigadora en Adaptación al Cambio Climático, en una sesión dedicada a la mejora de la resiliencia mediante juegos participativos.

Este inventario de medidas se ha diseñado para ayudar a identificar medidas para mejorar la resiliencia de las áreas históricas, teniendo en cuenta tanto el patrimonio urbano construido como el patrimonio agrícola.

Evaluar estas medidas mejora la resiliencia de los conjuntos históricos al cambio climático, y las ciudades podrán prepararse para futuras catástrofes y reducir los riesgos asociados.

Más información

Las herramientas y metodologías se han desarrollado gracias a un compromiso continuo con los socios técnicos, así como con las cuatro ciudades piloto: Hamburgo (Alemania), Bratislava (Eslovaquia), Camerino (Italia) y Valencia (España).

Comision europea

Este proyecto ha recibido financiación del programa de investigación e innovación Horizon 2020 de la Unión Europea en virtud del acuerdo de subvención número 820999 .